Volver

13/10/2011

Derecho laboral: clave para el trabajo de los técnicos

Por Marcelo Alberstein Asesor legal del Colegio de Técnicos distrito III de Lomas de Zamora

Derecho laboral: clave para el trabajo de los técnicos

Es importante que exista una toma de conciencia, por parte de los profesionales técnicos de la responsabilidad en materia de derecho laboral que conlleva la suscripción de planos de obra municipales en los que consta un rol de constructores.


Los trabajadores que se desempeñan en el ámbito de la construcción se encuentran regidos por la ley 22.250, que constituye un régimen especial totalmente diferenciado de la ley de contrato de trabajo, marco normativo general de los trabajadores en relación de dependencia.


El corazón del sistema se basa en un aspecto muy particularizado con relación a otras actividades. Ya que la industria de la construcción es una actividad económica caracterizada por un ejercicio irregular: solo hay trabajo cuando se realizan obras. Por lo que la dación de trabajo por parte de un empleador, depende exclusivamente que a él se lo contrate para la realización de una obra.


Ello supone en este sector, para los trabajadores, una alta tasa de movilidad ocupacional, lo que implica que entre empleadores y trabajadores se traben relaciones laborales por tiempo limitado y mientras dure la ejecución de ciertas partes de la obra total.


Estos rasgos distintivos han sido la causa de la creación de este régimen especial, claramente distanciado del sistema de la ley de contrato de trabajo (LCT).


Mientras que en la LCT el despido sin justificación de causa debe ser indemnizado, en el sistema de la ley 22.250 se crea un fondo de cese laboral que se integra mes a mes con un porcentual del salario del obrero de la construcción. Y, al momento de la extinción del vínculo, ya sea que el mismo obedezca a una renuncia, despido con o sin causo u otros supuestos el trabajador podrá hacerse de los montos que componen este fondo de desempleo.


Lo fundamental es que no se debe indemnizar al trabajador por un despido incausado. Ya que si esto fuera así, resultaría antieconómico a los empleadores contratar personal y tener la obligación de indemnizarlo cuando finaliza la obra.


No obstante las ventajas para la parte patronal es altísimo el nivel de falta de registración en regla de los obreros de la construcción.


Ello conlleva, en los casos de conflictos e inspecciones del Ministerio de Trabajo, la aplicación de multas que podrían haberse evitado con un adecuado apego a la norma vigente.


Finalmente, debe destacarse que los contratos celebrados entre los profesionales técnicos con los propietarios de las obras, cuando estos últimos construyen para su vivienda familiar, en los que se incluyen cláusulas que exoneran a los constructores de su responsabilidad en materia laboral, terminarán siendo inoponibles a los trabajadores contratados.

Es decir, que el trabajador podrá demandar, y con éxito, a aquel profesional técnico que conste en los planos de obra como constructor, y ejecute la misma. Y, en cambio, el propietario saldrá ileso de aquellos reclamos por parte de los trabajadores.


Por lo que, en conclusión, debe revalorizarse y tomarse conciencia de la responsabilidad de la suscripción de los planos municipales en los que consta que un profesional será el constructor de una obra, no solo en materia civil sino también en laboral.
 

 

 

Ver todasÚLTIMAS NOTICIAS

Anterior Siguiente

Suscribite a CTD3

Recibí nuestras noticias en tu e-mail

Delivered by FeedBurner

Diseño Web Concepto Gráfico Diseño Web